Cómo Japón reparó en 48 horas un enorme bache que se había tragado una avenida