Con amenazas y viajes, EE.UU. aumenta la presión sobre Maduro

El puente Simón Bolívar, que une Colombia y Venezuela, quedó lleno de escombros
El puente Simón Bolívar, que une Colombia y Venezuela, quedó lleno de escombros Fuente: Reuters - Crédito: Marco Bello
Pence llega hoy a Bogotá, donde se reunirá con Guaidó y los representantes del Grupo de Lima; Pompeo advirtió que los días del presidente chavista "están contados"
Rafael Mathus Ruiz
(0)
25 de febrero de 2019  

WASHINGTON.- Con Nicolás Maduro aferrado al poder, escasas señales de un vuelco categórico de los militares y menos opciones, Estados Unidos discutirá nuevas medidas junto al Grupo de Lima y el presidente interino, Juan Guaidó, para apretar el cerco diplomático y elevar la presión sobre el régimen chavista. Guaidó se verá por primera vez con el vicepresidente, Mike Pence, que viajará a Bogotá para el crucial encuentro.

"Ahora es el momento de actuar en apoyo de la democracia y de responder a las necesidades de los desesperados venezolanos. Los Estados Unidos tomarán medidas en contra y responsabilizarán a quienes se oponen a la restauración pacífica de la democracia en Venezuela", amenazó el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado en el que condenó los ataques a civiles en los estados de Bolívar y Táchira. "Confío en que el pueblo venezolano garantizará que los días de Maduro están contados", dijo luego en una entrevista con CNN.

El gobierno de Donald Trump culpó a Maduro por la violencia. Ahora, Pence anunciaría "pasos concretos" y "acciones claras" para enfrentar la crisis, según dejó trascender la Casa Blanca, sin más detalles. El nuevo encuentro del Grupo de Lima en Bogotá llega en momentos en los que cuales la ofensiva internacional desplegada para forzar una transición política en Venezuela forcejea para encontrar una salida clara de la crisis política y humanitaria que atraviesa Venezuela.

En Washington, la enorme expectativa inicial que había generado el ungimiento de Guaidó como "presidente encargado" se ha desinflado y ha dado paso a una creciente preocupación respecto de cuáles pueden ser los escenarios posibles para el desenlace de la crisis. Ante ese aparente estancamiento, la opción de una intervención militar, siempre latente, pareció ganar espacios. Guaidó tuiteó anteanoche que el freno a la ayuda humanitaria lo había llevado a decidir solicitar a la comunidad internacional "tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación". Luego, en otro mensaje, sugirió que se refería a opciones diplomáticas. Nunca mencionó la posibilidad de una intervención militar, un escenario que el Grupo de Lima tampoco ve con buenos ojos, pero que el gobierno de Trump ha puesto siempre sobre la mesa.

En lo que muchos vieron como una amenaza directa a Maduro, Marco Rubio, el influyente senador por Florida que se ha puesto al frente de la presión de Washington para desbancar a Maduro, tuiteó ayer dos fotos del exdictador libio Muammar Khadafy, una antes de la revuelta que tumbó a su gobierno, y otra con el rostro ensangrentado, tomada el día que fue asesinado. Libia nunca logró ponerse de pie del todo tras las revueltas de 2011, y ha sido vista como un ejemplo a evitar en Venezuela. Rubio ha dicho que el Congreso no aboga por una intervención militar en Venezuela.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.