Dos plebiscitos clave en Europa. Con apatía, Francia aceptó acortar el mandato presidencial