Opinión. Con el régimen de los Castro, un equilibrio demasiado prudente