Con euforia, miles de palestinos tiñeron las calles de verde