Con la mira en Siria, comenzó la cumbre del G-20

Obama y Putin compartieron un cálido saludo al inicio de la primera reunión en Rusia; el presidente ruso propuso tratar la guerra civil en el país árabe esta noche
(0)
5 de septiembre de 2013  • 12:27

SAN PETERSBURGO.- Con el saludo entre sonrisas cordiales entre el presidente ruso, Vladimir Putin , y su par estadounidense, Barack Obama , como la imagen característica de un encuentro que estará marcado por posiciones encontradas, comenzó en la tarde rusa la cumbre del G-20 en San Petersburgo, en la que Siria será un tema obligado.

La cita arrancó con un acto oficial en el que Vladimir Putin, presidente de Rusia y anfitrión de la cumbre, recibió a los líderes del Grupo en el Palacio de Constantino, situado en la localidad de Strelna frente a las costas del golfo de Finlandia. Con asistencia perfecta de los 20 países miembro del foro, arrancó cerca de las 11 (hora argentina) la primera sesión primaria de la cumbre anual del grupo en el palacio de Constantino, que finaliza mañana.

El tema central de este primer encuentro es el de "crecimiento económico y economía global". Más tarde asistirán a una cena donde debatirán sobre "crecimiento y desarrollo para todos", según el programa oficial difundido.

Sin embargo, el jefe del Kremlin propuso abordar la situación en siria durante la cena que los mandatarios celebrarán tras la sesión plenaria para no alterar la agenda de las reuniones.

"Varios de los participantes me han pedido que se les dé la posibilidad de discutir otros temas muy importantes y graves de política internacional que no figuraban en un primer momento en nuestro plan, en particular, la situación en Siria", dijo el presidente ruso.

Obama, que llegó a la ciudad procedente de Suecia, se propone recabar apoyo internacional para lanzar un ataque "limitado" contra Siria, después de asegurar que el presidente sirio, Bashar al-Assad, es responsable del reciente ataque con armas químicas contra la población civil.

Por su parte, Rusia se ha mostrado categóricamente en contra de una acción militar contra Siria sin el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU y sin pruebas claras de la implicación del régimen sirio en el ataque químico.

Además de la diferencias en torno a Siria, las relaciones entre Washington y Moscú se tensaron desde que Putin otorgó asilo político al ex consultor de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, quien filtró información sobre un vasto programa de espionaje estadounidense. Por ese motivo, la Casa Blanca canceló la reunión bilateral que ambos presidentes iban a mantener por estos días en San Petersburgo.

Opiniones encontradas

Tras el apoyo arrancado a los líderes del Congreso y la aprobación por la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, ayer, de su proyecto para llevar a cabo una operación militar en Siria, el presidente demócrata espera obtener la luz verde de los congresistas para llevar a cabo ataques "selectivos" contra el país árabe, acusado de utilizar armas químicas contra la población civil.

En San Petersburgo, Obama se reunirá entre otros con su homólogo francés, François Hollande , un entusiasta partidario de una intervención en Siria. El presidente francés trata de recabar apoyos tanto dentro del país como a nivel europeo para este proyecto de propinar junto con su aliado estadounidense un "castigo" al régimen sirio de Bashar al-Assad. Pero la oposición a una intervención militar no se limita a Rusia y China, países que han bloqueado sistemáticamente toda resolución de condena a Damasco en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Qué opinan los países del G-20 sobre la intervención militar en Siria

La presidenta argentina, Cristina Kirchner , dijo que "una intervención militar sería nefasta".

Asimismo, la canciller Angela Merkel ha dejado claro que Alemania no participará en ninguna acción militar, pero trabajará en pos de que haya "una respuesta unificada de la comunidad internacional".

Espionaje de Estados Unidos

Otro tema que no fue incluido en la agenda pero que probablemente dará el presente es el del programa de espionaje masivo de Estados Unidos, que despertó críticas en todo el mundo. Según revelaciones de esta semana, el programa de inteligencia interceptó llamados y mensajes a los presidentes Enrique Peña Nieto (México) y Dilma Rousseff (Brasil), ambos participantes de la cumbre.

El presidente mexicano afirmó que espera que haya "algún acercamiento" con su par estadounidense para "dejar muy en claro nuestra posición".

Brasilia por su parte pidió explicaciones "formales y por escrito" y el canciller, Luiz Alberto Figueiredo, dijo que Brasil pretende discutir el tema del espionaje con países desarrollados y de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Agencias EFE y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.