A diez años de la caída del muro. Con la presencia de Gorbachov, Bush y Kohl, Berlín empieza a festejar