Con Lugo, "el eje del mal sigue creciendo"