Con planes polémicos, crece la influencia en la Argentina

La relación comercial creció a niveles sin precedente durante el kirchnerismo
(0)
27 de julio de 2015  

Las relaciones económicas y políticas entre la Argentina y China tuvieron un crecimiento sin precedente durante el kirchnerismo, por la necesidad de conseguir financiamiento externo directo, pero también por la expansión ilimitada del régimen comunista.

El convenio de cooperación económica, que se aprobó en febrero de este año en el Congreso, contempla el envío de fondos a cambio de la adjudicación directa de licitaciones a empresarios chinos para la construcción de obra pública. Además, permite la contratación de mano de obra china y la importación de todos los insumos.

Estas enormes concesiones permiten la entrada de dinero fresco, a través de inversiones extranjeras directas y del mecanismo del swap a las arcas del Banco Central.

Considerando los serios problemas que tiene la Argentina para conseguir financiamiento internacional luego del default técnico que trajo el conflicto con los fondos buitre, esta entrada resulta un alivio para el gobierno argentino, a pesar de los condicionamientos que fija China.

La presencia china en la economía argentina se puede ver en obras de infraestructura. La extensión de líneas de ferrocarril y nuevos vagones, las represas Néstor Kirchner y Cepernic, en Santa Cruz, la cuarta central nuclear, entre otras inversiones, suman unos 10.000 millones de dólares.

Pero la iniciativa más polémica es la instalación de una estación espacial china en Neuquén, ubicada en un área de 200 hectáreas y con una exención impositiva por 50 años. A pesar de haber asegurado que se trata de una base con fines civiles, la instalación despertó tensiones en la comunidad internacional debido a que el organismo que la controlará, la Satellite Launch and Tracking Control General, depende del Ejército Popular de Liberación China.

China decidió sellar con la Argentina una "alianza estratégica integral". Se trata de una de las categorías más importantes que Pekín usa en el ámbito diplomático y reservada para pocos países.

La visita a la Argentina del presidente Xi Jinping en junio de 2014, y la respuesta de Cristina Kirchner a China en febrero de este año, parecen reforzar esta cercanía. Además de avanzar en el convenio de cooperación y en la estación espacial, los mandatarios discutieron la explotación del yacimiento de potasio en Mendoza del que se retiró la brasileña Vale hace dos años y los acuerdos entre YPF y la petrolera estatal china Sinopec, entre otros proyectos a futuro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?