Con sorpresas, May asumió en Londres

La primera ministra armó un gabinete para negociar la salida de la UE
Luisa Corradini
(0)
14 de julio de 2016  

Los Cameron abandonaron la residencia oficial tras seis años
Los Cameron abandonaron la residencia oficial tras seis años Fuente: EFE - Crédito: Sean Dempsey

PARÍS.– Con la promesa de “gobernar para todos y no sólo para los privilegiados” y la sorprendente designación de Boris Johnson como canciller, la nueva líder conservadora Theresa May asumió ayer como primera ministra de Gran Bretaña. E inmediatamente constituyó un auténtico gabinete de guerra diseñado para negociar la salida británica de la Unión Europea (UE).

En su primera decisión política, anunciada apenas dos horas después de ingresar en el Downing Street, designó a Philip Hammond, ex responsable del Foreign Office, jefe del Tesoro; creó una enorme sorpresa al nombrar a Johnson, y confió al euroescéptico David Davis una nueva cartera especialmente creada para negociar con Europa.

Michael Fallon permanecerá en Defensa y Liam Fox, en Comercio Internacional. Amber Rudd, ex secretaria de Energía y del Cambio Climático, ocupará el Ministerio del Interior, cargo que desempeñaba hasta ahora Theresa May.

Luego de esas designaciones en los seis ministerios más importantes, funcionarios de Downing Street afirmaron que los otros nombramientos se harán en las próximas horas e indicaron que el nuevo equipo tendrá una presencia femenina más fuerte que el precedente.

El gran perdedor de esa reestructuración fue George Osborne, que como canciller del Tesoro (Finanzas) había sido el personaje más influyente del anterior gobierno dirigido por David Cameron. Algunos rumores insidiosos que circularon intensamente anoche en el Parlamento aseguraban que Osborne había sido destituido, mientras que otras versiones indicaban que, en realidad, había renunciado porque no quiso aceptar un cargo que significaba un descenso de nivel. Humillado por el nombramiento de Johnson en el Foreign Office -que era el otro puesto que ambicionaba-, se retiró sigilosamente por la parte trasera de Downing Street para no enfrentar a la prensa. Poco después, el ex ministro difundió un tuit en el que destacaba el privilegio que tuvo de dirigir la economía del país en los últimos seis años, pero no explicaba las causas de su alejamiento.

Sólo 25 minutos después de ser recibida en el palacio de Buckingham, donde la reina Isabel II le confió la tarea de formar gobierno, Theresa May llegó a la sede del primer ministro en el 10 de Downing Street, que ocupará, en principio, hasta mayo de 2020. Cuando sonaban las 18 campanadas del Big Ben, la nueva jefa del gobierno apareció ante las puertas de la residencia luciendo una chaqueta siete octavos combinada en azul y amarillo sobre un vestido azul marino, collar de gruesos eslabones de plata y zapatos con estampado leopardo. A su izquierda, unos pasos atrás, se ubicó su marido, el banquero Philip John May.

A las 18.02, en su primer discurso al país, afirmó que su gobierno trabajará por la justicia social "para todos los ciudadanos" y "no para unos pocos privilegiados".

Tras enumerar las angustias cotidianas que enfrenta la gente en materia de seguridad laboral, salario, inflación, salud o educación, se comprometió a trabajar para que cada uno "pueda tener el control de su propia vida".

También afirmó que una de sus principales prioridades será eliminar las desigualdades sufridas por la población negra en el sistema de justicia criminal, de los niños blancos pobres en la educación, de las mujeres en el ámbito laboral y de las personas con problemas de salud mentales. También aludió a la gente joven que "encuentra cada vez más difícil ser dueña de su propia casa".

Tras ser elegida, Theresa May posó junto a su marido Philip frente a Downing Street
Tras ser elegida, Theresa May posó junto a su marido Philip frente a Downing Street Fuente: EFE - Crédito: Andy Rain

Después de rendir homenaje al trabajo realizado por su predecesor, recordó que el nombre completo del Partido Conservador británico era también "Unionista". Esa frase marcó un claro compromiso de mantener a Escocia, Gales e Irlanda del Norte asociadas a Inglaterra: "Juntos vamos a construir un Reino Unido mejor", prometió.

Segunda mujer que llega a la cúspide del poder en Gran Bretaña, 26 años después del alejamiento de Margaret Thatcher, enfrentará la difícil tarea de negociar la salida británica de la UE y tratar de mitigar el impacto negativo del Brexit.

"Tras el referéndum [del 23 de junio] nos enfrentamos a tiempos de un gran cambio nacional", dijo. "Mientras dejamos la UE forjaremos un papel nuevo, fuerte y positivo para nosotros mismos. Juntos construiremos un Reino Unido mejor", agregó.

Su mensaje duró exactamente seis minutos.

Su predecesor había dejado Downing Street 70 minutos antes para poder llegar puntualmente a las 17 a la audiencia con la reina, en la cual presentó oficialmente su renuncia al cargo que ejerció desde el 11 de mayo de 2010. Ese período de su vida, que duró seis años, dos meses y dos días, terminó ante las puertas de Downing Street con un breve mensaje de despedida en el que destacó que había dejado el país más fuerte que en el momento de su llegada al poder y rindió un profundo homenaje a su esposa, Samantha. Luego, Cameron abrazó a su mujer y sus tres hijos.

Tras la breve audiencia a puertas cerradas con la soberana, Isabel II recibió al resto de la familia para despedirse.

Cameron había acudido al final de la mañana a la Cámara de los Comunes para asistir a su última sesión de preguntas de los diputados al gobierno (Question Time), donde recibió una standing ovation (ovación de pie) de los parlamentarios conservadores y el aplauso de los laboristas, que permanecieron sentados.

Por la noche, la atención de los medios políticos estaba monopolizada por la designación de Johnson como responsable de la política exterior. El extravagante ex alcalde de Londres fue una de las figuras visibles de la campaña del Brexit. Algunos medios afirman que ese nombramiento permitirá equilibrar la presencia de cuatro miembros del gobierno que fueron partidarios de la permanencia del Reino Unido en la UE (la propia May, Hammond, Rudd y Fallon). Aunque su poder será limitado, pues no tendrá competencia en las negociaciones (serán conducidas por David Davis), su presencia puede ser interpretada como un mensaje sobre las intenciones de Theresa May de abordar las discusiones con Bruselas con un cuchillo entre los dientes.

Un día agitado para el traspaso de poder

Tras el alejamiento de Cameron, se puso en marcha el proceso de sucesión

16.52 (hora local)

Renuncia de Cameron

El aún primer ministro británico, acompañado de su mujer y de sus tres hijos, llega al Palacio de Buckingham para presentarle su renuncia a la reina Isabel II y recomendar a Theresa May como su sucesora

17.28

Llegada de May

Elegida anteayer nueva líder del Partido Conservador, May llega al Palacio de Buckingham para reunirse con la reina y convertirse en la segunda mujer al frente del gobierno en la historia británica, después de Margaret Thatcher

17.40

Encargo

Durante una audiencia con la monarca, la ex ministra del Interior recibe el encargo de formar gobierno y toma posesión de la residencia oficial en el número 10 de Downing Street, en Londres

18.02

Primer discurso

La nueva primera ministra británica da su primer discurso en las puertas del 10 de Downing Street; señala que su gobierno combatirá la “acuciante injusticia” y que construirá una Gran Bretaña “mejor”

19.35

Designaciones

La flamante jefa de gobierno nombra a Philip Hammond ministro de Economía, en su primera designación tras recibir el encargo de Isabel II; luego sorprendió al nombrar a Boris Johnson, ferviente promotor del Brexit, nuevo canciller

Del editor: ¿por qué es importante? Los lideres británicos suelen ser examinados sin piedad por la prensa local, pero esta vez todos los ojos del mundo estarán atentos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.