Con un fallo sobre Texas, la Corte Suprema de Estados Unidos reafirmó el derecho al aborto