Opinión. Estados Unidos, un país que no deja de sorprender