El escenario. Contragolpe con la mirada puesta en otra reelección