Preocupación en la Casa Blanca: la prensa cubrió ampliamente el incidente. Controlarán la salud de Bush tras el sorpresivo desmayo