Corea del Norte lanzó otros tres misiles

Pese a la unánime condena por su ensayo nuclear, el régimen comunista volvió a desafiar al mundo con otra prueba de fuerza
(0)
27 de mayo de 2009  

SEUL.- Lejos de amedrentarse ante la enérgica condena mundial por su ensayo nuclear de anteayer, Corea del Norte lanzó otros tres misiles de corto alcance y elevó al máximo la tensión con la comunidad internacional, que volvió a reclamar sanciones más duras contra el régimen comunista.

Según informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, Pyongyang "disparó dos misiles, con un alcance de 130 kilómetros, desde una plataforma ubicada en la costa oriental del país" ayer por la mañana. Anoche, a última hora, lanzó otro proyectil de similares características.

La nueva provocación ocurrió un día después de la realización del segundo ensayo nuclear subterráneo del país desde 2006, esta vez con una potencia mucho mayor, similar a la de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, que fue seguido del disparo de tres misiles de corto alcance, lo que despertó la alarma mundial.

El hecho, además, tuvo lugar apenas horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU emitiera una condena unánime contra el ensayo de anteayer y advirtiera que trabaja en una nueva resolución contra el gobierno norcoreano, que se espera incluirá sanciones mucho más duras que las adoptadas hasta ahora.

Tras los nuevos lanzamientos, el gobierno de Barack Obama, que anteayer había pedido una respuesta internacional contra la amenaza norcoreana, endureció su postura y anunció una reunión para el sábado con los gobiernos de Japón y Corea del Sur, para evaluar los pasos a seguir.

"Si Corea del Norte quiere continuar realizando pruebas y provocando a la comunidad internacional, deberá pagar un precio, ya que la comunidad internacional ha sido clara: esto no es aceptable", afirmó ayer la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, que precisó que las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad "podrían tomar diferentes formas", entre ellas "económicas".

Por su parte, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, se comunicó con su par ruso, Sergei Lavrov, para pedir una respuesta "rápida y unificada" de la comunidad internacional al desafío norcoreano, según anunció su vocero, Ian Kelly.

Citados por la agencia Interfax, voceros de la cancillería rusa adelantaron, sin embargo, que si bien la reacción a las provocaciones de Pyongyang "debe ser bastante seria", Moscú rechaza una medida que aumente el aislamiento internacional de Corea del Norte.

"Probablemente sea inevitable la adopción de una resolución fuerte del Consejo de Seguridad de la ONU. Pero la cuestión no debe ser la de un bloqueo, un aislamiento. La puerta para el diálogo debe estar siempre abierta. La solución debe ser alcanzada por la vía política y diplomática", dijeron.

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, por su parte, volvió a advertir que las pruebas del país vecino representan "una grave amenaza para la paz" y dijo que tomará, en cooperación con Estados Unidos y otras potencias occidentales, "fuertes medidas, como nunca se han visto", contra Pyongyang.

El gobierno de Seúl, además, anunció ayer que se unirá a una iniciativa liderada por Estados Unidos para interceptar embarcaciones sospechosas de transportar armas de destrucción masiva, algo que Pyongyang advirtió que consideraría una declaración de guerra.

Pese a la unánime condena internacional y la amenaza de nuevas sanciones, el régimen que lidera Kim Jong-il desde 1994 acusó ayer al gobierno norteamericano de actuar de manera agresiva y señaló estar preparado para cualquier ataque.

"Nuestro ejército y nuestro pueblo están completamente preparados para combatir contra cualquier intento de Estados Unidos de un ataque preventivo", indicó el diario del Partido de los Trabajadores norcoreano, citado por la agencia oficial de noticias KCNA.

"Está claro que nada ha cambiado en la política hostil estadounidense contra la República Popular Democrática de Corea, incluso bajo la nueva administración norteamericana", agregó.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.