Coronavirus: Colombia cerró la frontera con Venezuela y crece el drama migratorio

Miles de venezolanos en frontera
Miles de venezolanos en frontera Crédito: Twitter
Daniel Lozano
(0)
14 de marzo de 2020  • 17:28

VILLA DEL ROSARIO, Colombia .- Frontera cerrada, una vez más. La decisión de clausurar los pasos fronterizos con Venezuela para evitar contagios por el coronavirus , tomada anoche por el gobierno de Iván Duque , provocó hoy un atasco multitudinario en las famosas trochas (pasos clandestinos) que unen a los dos países , entre el departamento del Norte de Santander y el estado Táchira, en un déjà-vu de lo sucedido en 2015 y 2019.

Tras varias horas sorteando el río Táchira y a las fuerzas policiales, los buenos oficios de la embajada del gobierno interino de Juan Guaidó en Bogotá posibilitó la apertura de un "paso de retorno" en el Puente Simón Bolívar, entre la colombiana Villa del Rosario y la venezolana San Antonio. Cientos de personas se congregan en este momento en las inmediaciones del puente a la espera de la apertura de este corredor humanitario.

El cierre fronterizo estaba cantado desde hace días, cuando la crisis del coronavirus comenzó a avanzar en América Latina. Sólo faltaba saber quién iba a tomar la decisión, si Nicolás Maduro o Duque. El gobierno colombiano se adelantó tras conocerse los primeros casos de coronavirus en Venezuela. Con el cierre de todos los pasos fronterizos intenta contener los contagios en una zona tan transitada , entre otras cosas porque no cree en las informaciones que está aportando la revolución bolivariana.

Grupos de venezolanos tratan de cruzar hacia Colombia
Grupos de venezolanos tratan de cruzar hacia Colombia Fuente: AFP

Cada día son miles los venezolanos que pasan a Colombia , la mayoría para comprar y vender, pero varios cientos también lo hacen huyendo del derrumbe revolucionario con la intención de emigrar a otros países o quedarse en el país cafetero. Previamente fue Caracas quien canceló los vuelos con Colombia, por lo que ambos países quedan de nuevo incomunicados , como ya sucediera en 2015 y 2019. Las últimas estadísticas de Acnur aseguran que en febrero emigraron 123.477 venezolanos, en su mayoría por estas fronteras. Más de 40.000 personas lo hacen cada día para vender y comprar alimentos y productos básicos.

"¡A Venezuela por trochas (pasos clandestinos)! ¡A sólo 10.000 pesos (algo más de 2 euros)!". El grito resonaba a primera hora de la mañana a unos metros del despliegue de la policía colombiana, en medio de la habitual anarquía de la frontera más concurrida del planeta . No se trataba de una provocación a los agentes que custodian la frontera, simplemente era un grito de realidad.

El "carretillero" venezolano, uno de los que se gana la vida en la frontera cercana a Cúcuta, no mentía: a sólo un kilómetro cientos de venezolanos desoyeron ayer la orden presidencial de Duque y cruzaron el río limítrofe, con barro por todo el cuerpo y algún que otro disparo al aire, por algo estamos en zona de guerrilleros y paramilitares. La policía colombiana no daba abasto porque hay decenas y decenas de trochas y la vegetación se enreda lo suficiente como para esconder a la gente .

"Que el señor nos proteja", se quejaba amargamente una veterana monja, que avanzaba como podía entre el barro desde el lado venezolano. Tres policías colombianos no impiden su marcha, pero sí prohibieron el avance a varias decenas que las seguían. Todos ellos se dieron la vuelta en busca del atajo perfecto. Permisivos con los que abandonaban Colombia, intentaban obstaculizar como pueden el flujo de venezolanos a su país.

"Esto no lo puede detener nadie, ni siquiera al virus famoso" , sentenció uno de los carretilleros, que cargaba una valija más grande que él.

"Nosotros pasamos sobre el puente de madera que construyeron, parece bastante firme", explicó Liseidys Carolina, de 28 años, en muy avanzado estado de gestación. Le dijeron que en la Cruz Roja la van a ayudar a dar a luz.

Su epopeya resume a la perfección la tragedia venezolana. Exhausta tras una hora de caminata, todavía guarda luto. Su hermana acaba de morir en Valencia, tras una cesárea fracasada. Ella no quiere sufrir la misma suerte, así que se ha lanzado a atravesar el río. No hay policía en el mundo que pueda impedir su avance.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.