Coronavirus. Cómo es vacunarse en Moscú con la Sputnik V: "De 9 a 12 está todo libre, elija usted"

Una mujer con mascarilla camina por la Plaza Roja en el centro de Moscú el 12 de enero de 2021, en medio de la crisis relacionada con la pandemia de coronavirus
Una mujer con mascarilla camina por la Plaza Roja en el centro de Moscú el 12 de enero de 2021, en medio de la crisis relacionada con la pandemia de coronavirus Fuente: AFP
(0)
13 de enero de 2021  • 14:59

MOSCÚ.- "¿Pasado mañana le queda bien?", pregunta la encargada de reservar las vacunaciones contra el coronavirus en el Policlínico 3 de Moscú, sin una sombra de duda, y agrega que "de 9 a 12 está todo libre, elija usted".

Y uno elige: adelante con la Sputnik V, la vacuna que Rusia anunció haber desarrollado, adelantándose a todo el mundo, el pasado agosto.

Luego siguieron meses de polémicas sobre la bondad del producto, y otros tantos para ponerlo realmente a disposición. Pero ahora, por lo menos en la capital rusa, la vacuna está y dársela es muy sencillo (además de gratuito).

La conversación ni siquiera terminó que ya llega al celular la confirmación de la cita, mediante un SMS. En Moscú la vacunación comenzó el pasado 5 de diciembre, en primer lugar reservada al personal médico, los docentes y asistentes sociales. Luego, gradualmente la lista de admitidos fue ampliada hasta comprender a varias categorías de personas que tratan con el público: empleados del Estado, encargados de comercio, choferes de autobús, periodistas.

Por lo tanto, bastó mostrar el carnet de acreditación ante el ministerio de Exteriores -y lo que cuenta es el núcleo familiar, aunque no esté registrado cada integrante- y todo anduvo sobre fieles.

En el Policlínico, el procedimiento prevé la compilación de un formulario (esencialmente el consenso y los datos médicos), la visita al médico y luego la inyección.

En esta foto de archivo tomada el 30 de diciembre de 2020, una enfermera prepara una dosis de la vacuna Sputnik V contra la Covid-19 para un paciente en una clínica de Moscú
En esta foto de archivo tomada el 30 de diciembre de 2020, una enfermera prepara una dosis de la vacuna Sputnik V contra la Covid-19 para un paciente en una clínica de Moscú Fuente: AFP

Afuera cae la nieve y el termómetro marca -11 grados. La enfermera está retrasada, así que hay tiempo de dar una ojeada a la bitácora del centro de vacunación: unas 750 inoculaciones desde el 1 de enero.

El alcalde de Moscú, Serghei Sobyanin, agradeció a sus conciudadanos por haber "seguido el consejo de vacunarse" y en esta primera parte de enero los números fueron "más altos" que en diciembre.

Desde mañana, además, en toda la ciudad estarán activos 100 Policlínicos autorizados: en el que fuimos no había fila, pero sí gente. "Están aumentando", concede brusca la médica cuando le planteamos los números.

En Rusia existe, es un hecho, el escepticismo sobre la Sputnik V. Cuando comenzó la campaña no hubo hordas presentándose a las puertas para vacunarse.

Mi vendedora de pescado Vera, putiniana de hierro, giró los ojos cuando le dije que me daría la Sputnik: "¿Pero estás loco? Aquí vamos a Europa a sacarnos un diente, ¿y vos te hacés eso?".

Entretanto el responsable del Fondo Ruso para las Inversiones Directas (RDIF), Kirill Dmitriev, precisamente hoy anunció que el 19 concluirá la "revisión científica" ante la EMA, el primer paso para comercializar la Sputnik en Europa.

Dos mujeres con mascarillas para protegerse contra la enfermedad del coronavirus caminan por una calle en el centro de Moscú el 9 de enero de 2021
Dos mujeres con mascarillas para protegerse contra la enfermedad del coronavirus caminan por una calle en el centro de Moscú el 9 de enero de 2021 Fuente: AFP

La vacuna ya fue registrada en la Argentina, Bolivia, Serbia, Argelia, Belarús y los territorios palestinos, en tanto otros diez países deberían hacerlo "antes de fin de mes".

La pasada primavera boreal el jefe desarrollador de la Sputnik V, Aleksandr Gintsburg, se la inyectó incluso antes de terminar los experimentos sobre animales (y aún sigue dando entrevistas).

Aunque es cierto que, sobre cómo marcha la campaña de vacunación en Rusia, ya hay misterio. Las autoridades sostienen que más de 1,5 millones de personas ya fueron inoculadas (sobre unos 146 millones de habitantes), pero los departamentos de Salud regionales -escribe Nastaiaze Vremia- dan números distintos y hacen una cuenta que daría un número mucho más modesto, 300.000 dosis.

Para la gobernación de San Petersburgo, la segunda ciudad rusa, fueron vacunadas en la ciudad 15.000 personas, 630 de ellas con el refuerzo. Es decir, no demasiadas.

En cuanto a este caso personal, tres minutos después de la inyección llegó el SMS con la cita para el segundo ciclo.

Un volante advierte sobre los posibles efectos colaterales en los primeros tres días (cansancio y náuseas en el 10% de los casos, fiebre y dolores en el 5,7%). Y con el refuerzo terminado, se entregará el certificado de vacunación.

Agencia ANSA

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.