Coronavirus: la industria turística se derrumba en el sur de Europa

Una vista del Partenón en Grecia, uno de los países más golpeados por la caída del turismo
Una vista del Partenón en Grecia, uno de los países más golpeados por la caída del turismo Fuente: LA NACION
Luisa Corradini
(0)
30 de abril de 2020  • 18:06

PARÍS.- La brutal reducción del turismo debido a la crisis del coronavirus penaliza particularmente a los países del sur de Europa : Italia , España , Grecia , Portugal y Francia -en menor medida- temen un derrumbe masivo del mercado laboral.

Desde comienzos de marzo, todas las reservas para la primavera boreal desaparecieron como por arte de magia. Al borde la quiebra, las pequeñas estructuras turísticas se ven obligadas a reembolsar miles de euros a los clientes cuando, al mismo tiempo, la temporada estival se anuncia muy comprometida.

"Todo está muerto. Nos preparamos a comenzar otra vez de cero, como tuvimos que hacerlo después de la crisis financiera de 2008", confía fatalista Silvia López-Marín, propietaria de una agencia de turismo receptivo en la ciudad mediterránea de Barcelona .

En Grecia , en Italia , en España como en Portugal, toda la región tiene las mismas inquietudes. El lunes 27, los países del sur de Europa lanzaron un llamado de emergencia durante una cumbre informal europea consagrada a la cuestión. Todos reclaman un "fuerte apoyo" al turismo y que una parte de las medidas de reactivación estudiadas por los Estados miembros sea destinada al sector. Por su parte, el comisario europeo para el Mercado Interno, Thierry Breton, defiende la idea de "un plan Marshall" para el turismo.

Destinación predilecta de los viajeros estivales, el sur de Europa ha sido una de las principales víctimas de la pandemia. Según la Comisión Europea, la pérdida de ingresos debería elevarse a 50% para los hoteles y restaurantes en 2020, a 70% para las agencias de viajes, y a 90% para las compañías aéreas y de navegación. Solo en marzo, los ingresos se derrumbaron 68% en Europa, que pesa la mitad del mercado mundial, según los economistas del banco UBS. La caída fue particularmente dura en Italia (-95%), en España (-77%), en Grecia y Portugal (-70%).

"La parálisis es extremadamente dura para el sur de Europa, donde el sector de turismo representa una parte de la producción de riqueza y del empleo mucho más importante que en el norte", señalan.

Según el Banco Mundial, el turismo pesa 13,1% del PBI en Italia, 14,9% en España, 17,8% en Portugal y 20,2% en Grecia, contra un promedio del 10% del PBI en la Unión Europea (UE), y 9% en Francia. Para todos esos países, donde la última recesión dejó profundas secuelas, el choque es brutal.

En 2010, en plena crisis de las deudas soberanas, Atenas y Lisboa tuvieron que pedir ayuda a sus socios europeos y al FMI, que les acordaron préstamos a cambio de dolorosas reformas. Y mientras Italia se hundía un poco más en la recesión, España, duramente golpeada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, también debió someterse a una política de extremo rigor.

Toda la región consiguió recuperarse gracias al boom del turismo a partir de 2015. En 2018, el sector produjo más de 16.000 millones de euros de ingresos en Portugal, es decir el doble que en 2010. En Grecia, el número de turistas pasó de 24 millones en 2015 a más de 30 millones el año pasado.

Ahora, ante la incertidumbre que plantea en futuro, los representantes del sector predicen un desastre.

"Cerca de 2,8 millones de empleos pueden desaparecer", afirma Miguel Sardo, miembro de Exceltur, que reúne a los principales operadores de España.

Y si el turismo no se recupera, la economía tampoco lo conseguirá. En Italia, donde restaurantes y cafés deben reabrir el 1° de junio, la asociación profesional del sector, Confiturismo, estima las pérdidas en 200.000 millones de euros. Entre marzo y mayo, el país ya perdió 30 millones de visitantes.

En Grecia, más de 45.000 empleos se ven amenazados en la hotelería. Según los responsables del sector, en 2019 los ingresos turísticos se elevaron a 18.000 millones de euros. Hasta el momento, 2020 no superó los 1700 millones de euros.

En Portugal, más del 90% de las empresas registrarán un ingreso cercano a "cero" en abril. Frente a ese derrumbe, pocos serán capaces de pagar salarios, proveedores, impuestos y créditos bancarios.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.