Coronavirus: los puntos débiles de las vacunas de China y Rusia, según los científicos

Las vacunas rusa y china contra el coronavirus se basan en un virus de gripe común
Las vacunas rusa y china contra el coronavirus se basan en un virus de gripe común Fuente: AFP
(0)
31 de agosto de 2020  • 15:56

TORONTO/CHICAGO.- Las tan promocionadas vacunas contra la Covid-19 desarrolladas por Rusia y China comparten la misma desventaja: se basan en un virus de gripe común que ya contrajo mucha gente, lo que podría limitar efectividad, según los expertos científicos.

La vacuna de CanSino Biologics, aprobado para uso militar en China, utiliza como vector una forma modificada del adenovirus Tipo 5, más conocido como Ad5. Según informó la semana pasada el diario The Wall Street Journal, tras completar los ensayos clínicos a gran escala, la empresa ya está en tratativas con varios países para obtener una aprobación de emergencia.

Por su parte, la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú y aprobada por el Kremlin a principios de agosto, a pesar de los limitados ensayos en humanos, se basa en el Ad5 y en otro adenovirus menos frecuente.

"El Ad5 me preocupa porque hay mucha gente que ya lo tuvo y está inmunizada", dice Anna Durbin, investigadora de vacunas de la Universidad John Hopkins. "No sé qué estrategia tienen, pero tal vez no lleguen al 70% de eficacia. Quizás alcancen una eficacia del 40%, y eso es mucho mejor que nada, al menos hasta que aparezca algo mejor."

Las vacunas son consideradas esenciales para poner fin a una pandemia que se ha cobrado casi 900.000 vidas en todo el mundo. El Instituto Gamaleya informó que cualquier duda que pueda suscitar la inmunidad prexistente al Ad5 queda subsanada en su vacuna por la vectorización a través de un segundo virus, menos extendido.

Tanto CanSino Biologics como el Instituto Gamaleya tienen años de experiencia y han aprobado vacunas contra el ébola basadas en el Ad5.

Hace décadas que los investigadores experimentan con vacunas de base Ad5 contra una amplia variedad de enfermedades, pero ninguna de ellas se usa de manera generalizada. Esas vacunas utilizan virus inofensivos como "vectores" para transportar genes del virus a atacar -en este caso, el nuevo coronavirus- al interior de las células humanas, desencadenando la respuesta del sistema inmunológico.

Pero hay mucha gente que ya tiene anticuerpos contra el Ad5, lo que puede provocar que el sistema inmunológico ataque al vector en vez de reaccionar contra la verdadera amenaza, el nuevo coronavirus, haciendo que la vacuna pierda efectividad.

Son varios los investigadores que han elegido adenovirus u otros mecanismos de "entrega" alternativos. La vacuna de Oxford/AstraZeneca se basa en un adenovirus de los chimpancés, esquivando de ese modo el problema del Ad5. La candidata norteamericana de la empresa Johnson & Johnson usa el Ad25, una cepa de adenovirus comparativamente menos extendida.

Esta fotografía tomada el 6 de agosto de 2020 y proporcionada por el Fondo de Inversión Directa de Rusia muestra la vacuna contra la enfermedad del coronavirus, desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya
Esta fotografía tomada el 6 de agosto de 2020 y proporcionada por el Fondo de Inversión Directa de Rusia muestra la vacuna contra la enfermedad del coronavirus, desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya Fuente: AFP

El doctor Zhou Xing, de la Universidad McMaster, Canadá, trabajó con CanSino en su primera vacuna en base al Ad5, una vacuna contra la tuberculosis del año 2011. Ahora, el equipo de Xing trabaja en una vacuna inhalante contra la Covid-19, que podría esquivar el problema de las inmunidades preexistentes.

"La candidata de Oxford tiene una gran ventaja" sobre la vacuna inyectable de CanSino, dice Xing.

A Xing también le preocupa que la elevada dosis de vector Ad5 de la vacuna de CanSino pueda provocar fiebre, y que eso haga dudar a la gente a la hora de vacunarse.

"Pienso que van a lograr una buena inmunidad quienes no tengan anticuerpos contra el virus base, pero mucha gente ya tiene", dice la doctora Hildegund Ertl, directora del Centro de Vacunas del Instituto Wistar, Filadelfia.

En China y Estados Unidos, el 40% de la población tiene elevados niveles de anticuerpos por exposición previa al Ad5. En África, según los expertos, esa cifra podría alcanzar el 80%.

Riesgo VIH

Algunos científicos también temen que la vacuna en base al Ad5 aumente las posibilidades de contagiarse el VIH. En 2004, los ensayos clínicos de la empresa Merck & Co. de una vacuna contra el VIH basada en el Ad5 revelaron que quienes tenían inmunidad preexistente a ese adenovirus eran más susceptibles, y no menos, a contraer el virus causante del SIDA.

En un informe de 2015, varios investigadores, incluido el máximo referente en infectología de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, dijeron que ese efecto colateral se daba exclusivamente en las vacunas contra el VIH. Pero también advirtieron que debía monitorearse la incidencia del VIH en los grupos de riesgo durante y después de los ensayos clínicos de todas las vacunas que usen vectores Ad5.

"Me preocuparía el uso de esas vacunas en un país o grupo poblacional con alto riesgo de contagio de VIH, y Estados Unidos es uno de ellos", dice el doctor Larry Corey, codirector de la Red de Prevención de Vacuna para el Coronavirus de Estados Unidos, quien también fue uno de los investigadores que lideró los ensayos clínicos de Merck.

La vacuna de Gamaleya se administraría en dos dosis: la primera basada en el Ad26, parecida a la desarrollada por Johnson & Johnson, y la segunda dosis con vectores Ad5.

Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, ha aclarado que el abordaje del doble vector elimina el problema de la inmunidad prexistente. La doctora Erlt, por su parte, dice que puede funcionar bien en quienes hayan estado expuestos a uno de los dos adenovirus.

En China y Estados Unidos, el 40% de la población tiene elevados niveles de anticuerpos por exposición previa al Ad5
En China y Estados Unidos, el 40% de la población tiene elevados niveles de anticuerpos por exposición previa al Ad5 Fuente: AFP

Cuando Rusia salió a decir que empezaría a vacunar a sus grupos de riesgo en octubre, sin contar con datos de ensayos a gran escala, muchos expertos manifestaron dudas y preocupación.

"Demostrar que la vacuna es segura y eficaz es de suma importancia", dice el doctor Dan Barouch, investigador de vacunas de Harvard, quien colaboró en el diseño de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por Johnson & Johnson. "Y son tan importantes porque muchas veces los ensayos a gran escala no dan los resultados que uno esperaba o necesitaba."

Agencia Reuters

(Traducción de Jaime Arrambide)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.