Correa asumió su tercer mandato en Ecuador con la promesa de profundizar el socialismo