Cortes de luz e inflación multiplican el mal humor