La guerra contra el terrorismo: más ataques bacteriológicos. Crece el desconcierto en EE.UU. tras la cuarta muerte por ántrax