Tras el asesinato del asesor de Lula da Silva. Crece el temor en Brasil por una nueva ola de amenazas al PT