Crece en EE.UU. la venta de armas

(0)
17 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK.- La venta de armas y municiones a lo largo de todo el país ha aumentado notablemente desde el 11 de septiembre, a medida que los norteamericanos toman lo que muchos consideran el paso más importante para sentirse seguros: armarse.

De acuerdo con las estadísticas de la Oficina Federal de Investigaciones, los informes de las asociaciones de armas de fuego y de los comercios y distribuidores de armas, desde Arizona hasta Florida y el bajo Manhattan, el aumento de ventas de armas siguió rápidamente a las primeras terribles imágenes de los ataques terroristas.

El crecimiento fue de entre el 9 y el 22% durante septiembre, octubre y noviembre, según las estadísticas del FBI basadas en el control de las compras. Los que están en la industria manifiestan que se compraron diferentes tipos de armas, desde caras pistolas lo suficientemente pequeñas para ser guardadas en una cartera hasta rifles que pueden ser puestos dentro de un placard. Agregan que hubo una firme corriente de compradores que lo hicieron por primera vez.

"El 11 de septiembre aterrorizó a la gente e hizo que desearan protegerse a sí mismos y a sus familias, contra el enemigo", afirmó James Fox, profesor de Jurisprudencia en la Universidad Northeastern, de Boston.

Para muchos, pertenezcan o no a las fuerzas de la ley, una proliferación tal de armas mortales es preocupante, aun cuando a los nuevos compradores les da la sensación de seguridad personal en tiempos difíciles.

"Estamos muy preocupados con el total de armas que hay disponibles y en las calles, que hacen las cosas inmanejables para la policía", afirmó William B.Berger, jefe de policía de North Miami Beach, Florida.

Algunos fabricantes de armas están buscando clientes con campañas agresivas después del 11 de septiembre. Así, la Ithaca Gun Company vende su modelo Homeland Security para "nuestro tiempo de necesidad nacional". Beretta ofrece su United we Stand, una pistola que tiene grabada una bandera norteamericana.

Para sentirse más seguros

Los que defienden el control de armas han manifestado gran preocupación por el aumento de las ventas y citan estadísticas que muestran que las armas a menudo terminan en manos de los criminales. Algunos oficiales de policía concuerdan con ese pensamiento. Los que apoyan el control también dicen que cuantas más armas haya en circulación, especialmente en manos de personas no entrenadas, más posibilidades habrá de violencia, suicidios o accidentes.

Según Andrew M. Molcah, director de la Asociación de Minoristas de Armas en Fort Lauderdale, las ventas crecieron especialmente entre los compradores que lo hicieron por primera vez y los de más alto poder adquisitivo.

Nadie puede asegurar que el incremento pueda ser atribuido sólo al ataque del 11 de septiembre, pero muchos oficiales de policía y miembros de la industria están de acuerdo en que es la razón fundamental.

La industria de las armas bajó las pasadas décadas a medida que la caza deportiva cayó y pocos jóvenes utilizan armas de fuego. Las bajas tasas de crimen y la economía floreciente también pueden haber contribuido a esa disminución. Hoy, en todo el país, las clases de tiro han mostrado significativo crecimiento. Gregory Isabella asegura que algunos clientes vienen porque quieren disparar a Osama ben Laden en los polígonos de tiro que lo tienen como blanco.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.