Incertidumbre en Medio Oriente: Sharon sigue grave. Crece en Israel la polémica por el tratamiento médico