Crece la furia contra una junta militar poderosa, pero invisible