Crece la inquietud en EE.UU. por Nicaragua

Hablan de "fuerzas antidemocráticas"
(0)
29 de septiembre de 2005  

WASHINGTON.- El gobierno norteamericano expresó ayer su preocupación por las "fuerzas antidemocráticas" de Nicaragua que amenazan con impedir que el presidente Enrique Bolaños concluya su mandato, en momentos en que se agudiza la crisis política en el país centroamericano.

"Apoyamos la presidencia de Enrique Bolaños", dijo Charles Shapiro, número dos de la oficina del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental, en un discurso ante la subcomisión para esa región de la Cámara de Representantes. "Queremos asegurarnos de que fuerzas antidemocráticas no impidan a Bolaños completar su mandato legal", agregó.

La subcomisión aprobó ayer una resolución que "condena fuertemente" el pacto establecido entre el sandinista Daniel Ortega y el liberal Arnoldo Alemán, "por perjudicar el futuro de la democracia en Nicaragua y la estabilidad en toda la región". Sus críticos dicen que, con su pacto -que les permite controlar el Congreso-, Ortega y Alemán buscan desestabilizar al país y sacar al mandatario del poder.

En ese sentido, el canciller nicaragüense, Norman Caldera, advirtió ayer que su país va "camino de un golpe de Estado", durante una reunión que mantuvo con el subsecretario de Estado norteamericano, Bob Zoellick.

La crisis nicaragüense se agudizó ayer, después de que el Congreso logró despojar de su inmunidad al ministro de Educación, Miguel Angel García, y al viceministro de Hacienda, Fausto Carcabelos. Los opositores Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) habían desaforado la semana pasada a otro ministro y a un viceministro. Esta ofensiva opositora podría alcanzar al propio presidente.

Por otro lado, Shapiro aprovechó la audiencia para criticar al presidente venezolano, Hugo Chávez. "Sus esfuerzos por concentrar el poder, su sospechosa relación con fuerzas desestabilizadoras en la región y sus planes para la compra de armas son causas de gran preocupación" para Washington, dijo Shapiro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?