Cuando faltan cuatro días para las elecciones: se agita la campaña en Brasil. Crece la presión judicial sobre Lula