Crece la tensión entre EE.UU. y China, que ordenó expulsar a periodistas