Crecen los problemas para Lula y su partido

Tras una denuncia de corrupción
Tras una denuncia de corrupción
(0)
30 de junio de 2002  

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- El Partido de los Trabajadores está en problemas. Mientras las acusaciones sobre el supuesto esquema de corrupción en varias municipalidades administradas por el PT continúan sin explicación del partido, la fuerza comienza a sufrir un motín entre varios de sus dirigentes, que no aprueban la alianza realizada con el Partido Liberal (PL), de derecha.

José Alencar, el empresario perteneciente al PL, que acompaña como vicepresidente a Luiz Inacio Lula da Silva, fue abucheado ayer durante la convención nacional del partido que oficializó la fórmula y la alianza. "Lula sí, Alencar no", era el grito de los dirigentes del propio PT.

En tanto, el supuesto caso de corrupción que involucraría a la cúpula del PT sigue sin explicación por parte de sus dirigentes. La "bomba" fue descubierta en el partido de Santo André, en el Gran San Pablo. En ese partido industrial de más de medio millón de habitantes, gobernado por el PT, se habría montado un esquema de corrupción destinado a recaudar fondos de varias empresas. Según la revista Veja, éstas se habrían beneficiado de contratos, sin licitación, por más de siete millones de dólares.

Entorno oscuro

La denuncia inicial, al igual que en el caso del dimitido presidente Fernando Collor de Mello, partió de un hermano. El papel de Pedro Collor fue ocupado ahora por el médico José Francisco Daniel, hermano del intendente Celso Daniel, el que reveló que ese esquema estaría siendo destinado a recaudar fondos para la campaña, y que era el presidente del PT, el diputado José Dirceu, quien recibía esos fondos. Dirceu es amigo, guía, compañero de partido y confidente de Lula.

Celso Daniel fue secuestrado y asesinado a comienzos de este año, cuando estaba en compañía de un empresario amigo. Daniel era el intendente de Santo André y simultáneamente el coordinador de la campaña del PT. Según el hermano del intendente asesinado, el empresario que estaba con él se dedicaba a recaudar las coimas entre las empresas que le prestaban servicios a la municipalidad.

Para el fiscal general, Geraldo Brindeiro, "hay indicios" de que Dirceu recibió 450.000 dólares de esas coimas. Si la información se comprueba, la suerte de la candidatura de Lula puede estar en riesgo. Y la mezcla de estupefacción y frustración que inundó al "progresismo" de Brasil puede ser el primer indicio de eso.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.