Crecen los reclamos sociales

(0)
24 de abril de 2004  

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- Los campesinos Sin Tierra prometieron un "abril rojo" y récord de invasiones. Los Sin Techo se organizaron y están tomando edificios en San Pablo. Agrupaciones gremiales del Estado iniciaron huelgas y prometen para mayo paros generales. La policía federal continúa con su paro de actividades, que dificulta el ingreso y salida de Brasil por los aeropuertos.

Como si la tensión social ya no fuera suficiente, surgieron ayer cifras que muestran que, una vez más, el desempleo en la región metropolitana de San Pablo es el mayor desde 1985. Son dos millones de personas las que buscan trabajo, y aumenta la presión social en un año de elecciones: se votará en los 5500 municipios del país, el primer examen político para el gobierno de Lula.

Al mismo tiempo que las reivindicaciones sociales crecen, el gobierno continúa dando muestras de una voluntad férrea para mantener el ajuste fiscal. Como si se tratara de dos países diferentes, mientras ayer las señales de la violencia urbana y social se multiplicaban, el gobierno festejaba el mayor superávit fiscal primario desde 1991.

Pero las señales de descontento social son cada vez mayores y llevaron a Lula a advertir esta semana: "Este país tiene leyes y reglas. Y ellas valen para el presidente, para los Sin Tierra y para los "con tierra"".

Ayer, hasta la tradicional revista The Economist señaló: "El problema es que la política económica de Lula es menos popular entre los brasileños que entre los inversores".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.