Crisis en Ucrania: el adiós al lenguaje diplomático