Cristina Kirchner viajó anoche a Caracas

El Gobierno decretó tres días de duelo por la muerte de Chávez; la Presidenta suspendió todas las actividades y partió junto con una amplia comitiva oficialista; hubo movilizaciones en la calle y mensajes de condolencias; mesura en la oposición
Martín Dinatale
(0)
6 de marzo de 2013  

Hubo homenajes en la calle, un repiqueteo interminable de mensajes de dolor en las redes sociales, gritos de "Viva Chávez" que sonaron en la Casa Rosada acompañados por llantos y la suspensión total de la actividad oficial. Así vivieron ayer el kirchnerismo y el Gobierno en pleno las primeras horas desde que se anunció la muerte del presidente Hugo Chávez.

Cristina Kirchner decretó tres días de duelo nacional , suspendió un acto en la Casa Rosada y canceló la reunión prevista para mañana en El Calafate con su par de Brasil, Dilma Rousseff. Anoche partió rumbo a Caracas en el avión Tango 01 junto con el presidente de Uruguay, José Mujica, y una extensa comitiva oficial para asistir al funeral de Chávez. No será el único vuelo a Venezuela. Se preveía el envío de varios chárteres de Aerolíneas Argentinas cargados con mucha militancia kirchnerista.

El pesar de Cristina Kirchner fue de tal magnitud que anoche a último momento iba a emitir un mensaje de condolencias por cadena nacional y tuvo que suspenderlo. El dolor del kirchnerismo por esta muerte resulta entendible: Chávez fue una pieza clave en la estrategia internacional argentina de los últimos 10 años. Fue el hombre que, como reiteraron ayer varios referentes del Gobierno y de la militancia oficialista, le "tendió una mano" al país en el momento de crisis de 2003, apenas asumió Kirchner la presidencia.

Chávez intervino para que la Argentina saldara su deuda con el FMI; fue el que animó a los Kirchner a enfrentar a Estados Unidos en la cumbre de Mar del Plata en 2005 e impulsó acuerdos comerciales y económicos tan variados como oscuros con el país. No fue casual la denuncia de una "embajada paralela" en Caracas.

Naturalmente, en el Gobierno recordaron ayer lo mejor de Chávez. Hubo llantos en el Salón de las Mujeres del Bicentenario, donde se iba a hacer el acto de Cristina Kirchner. Jóvenes de La Cámpora se abrazaron en silencio y se escuchó una ovación cuando terminó de hablar por TV el vicepresidente Nicolás Maduro. Luego hubo marchas en las calles. Primero a la embajada de Venezuela y luego a la Casa Patria Grande, un lugar para promover el legado de la Unasur.

El kirchnerismo se expresó ayer en todas sus variantes para rendir homenaje a Chávez. El diputado camporista Andrés "Cuervo" Larroque no paraba de llorar en los pasillos de la Casa Rosada, mientras que a pocos metros el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, levantaba las manos y aplaudía en medio de gritos de "Viva Chávez".

El vicepresidente Amado Boudou optó por un tuit: "Gran dolor en toda América. Se fue uno de los mejores. Hasta siempre Comandante: Junto a Néstor nos guiarán a la victoria de los pueblos!".

La ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, envió en la red social un saludo al pueblo venezolano y a la familia de Chávez. En varios tuits, el senador Aníbal Fernández no reparó en elogios a Chávez: "Cuando la crisis de 2001 que puso en riesgo ciento cincuenta años de construcción política, fue uno de los pocos que nos tendió la mano", escribió.

Otro de los que emitieron varios mensajes de condolencias fue Luis D’Elía, quien sostuvo casi en tono poético: "Cóndor de los Andes @chavezcandanga , corazón del pueblo de Venezuela no morirá jamás NO habrá oligarquía o imperio que detenga la revolución".

El secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, recordó que "cuando la Argentina necesitó ayuda, en menos de 24 horas ha tenido la respuesta de Venezuela". Y añadió: "Esas cosas no van a ser calladas por ninguna página editorial ni ninguna historia antojadiza". En cambio, el ministro de Planificación, Julio De Vido, que supo tejer una estrecha relación con el líder bolivariano, hasta anoche se mantenía en silencio.

La oposición

Desde la oposición hubo mensajes de condolencias de tono respetuoso y cuidado.

El jefe del bloque de diputados de Pro, Federico Pinedo, expresó: "En lo humano lamentamos la muerte de Chávez, aunque en lo político hemos tenido enormes diferencias".

A su vez, el diputado del PJ disidente Eduardo Amadeo escribió en un tuit: "No voy a opinar en caliente s/ el legado de Chávez. Es hora d dejar q los venezolanos q lo querían lo lloren. Habrá tiempo, espero q en PAZ" (sic).

En la UCR, el ex vicepresidente Julio Cobos expresó sus condolencias "a la familia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y al pueblo venezolano".

Hubo poco margen para la crítica. Quizás algún mensaje cifrado, como el del macrista Julián Obiglio, que dijo: "Ni tristeza ni alegría, solamente esperanza de que Venezuela retome el camino democrático que nunca debería haber abandonado".

O la expresión de la diputada Patricia Bullrich, que objetó poco antes del anuncio de la muerte de Chávez la denuncia de Maduro contra Estados Unidos.

Por la sensibilidad del tema, esta nota está cerrada a comentarios

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.