Cualquiera sea la ganadora, habrá récord de presidentas en América latina