Cuatro atentados sacuden a Arabia Saudita

Hay numerosos heridos y un número aún no determinado de muertos; los ataques fueron contra blancos occidentales Un coche bomba embistió un complejo residencial, donde viven estadounidenses También se produjo una explosión en oficinas de una empresa norteamericana Acusan a Al-Qaeda
(0)
13 de mayo de 2003  

RIAD.- Apenas unas horas antes de la llegada de Colin Powell al país, cuatro explosiones sacudieron anoche la periferia de la capital de Arabia Saudita, una de ellas causada por un automóvil cargado de explosivos que se estrelló contra un complejo de viviendas donde se alojan occidentales.

Al cierre de esta edición, un primer balance divulgado por fuentes médicas hablaba de 50 heridos y "varios muertos", aunque ninguna comunicación oficial corroboró las cifras de víctimas mortales.

Según un oficial norteamericano citado por la CNN, los ataques podrían haber sido obra de la organización terrorista Al-Qaeda, del prófugo Osama ben Laden.

La principal explosión se registró a las 23.15 (hora local) y fue provocada por un automóvil cargado de explosivos, presuntamente un sedán Chevrolet Caprice negro, que impactó contra la construcción y estalló inmediatamente. Se trata del complejo de viviendas de Garnata, un suburbio de las afueras de Riad y propiedad del vicegobernador de esa ciudad, Abdullah al-Blaidh, donde se alojan varios extranjeros, entre ellos, muchos occidentales.

En Washington, no obstante, un funcionario del Departamento de Estado que pidió el anonimato dijo que aún no hay informes sobre muertos o heridos estadounidenses en las explosiones, pero aclaró que la información es muy preliminar y basada en testimonios recibidos por teléfono en la embajada norteamericana.

"Hombres armados llegaron en un coche, dispararon contra los guardias y penetraron en el complejo haciendo explotar el vehículo", declaró un testigo, Awadh al-Qahtani.

Residentes de Garnata indicaron que también se produjo una explosión en oficinas de la empresa norteamericana Venyl, cuyos especialistas forman a la Guardia Nacional saudita, comandada por el príncipe heredero Abdala ben Abdel Aziz.

Por su parte, el corresponsal en Riad de la televisión Al-Arabiya (con sede en Dubai) afirmó sin mayores precisiones que varios cuerpos carbonizados fueron trasladados a diversos hospitales de la capital.

Advertencia

Las deflagraciones se produjeron horas antes de la llegada hoy a Riad del secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, última etapa de su gira por Medio Oriente, que comprendió Israel, Cisjordania y Egipto.

Funcionarios del Departamento de Estado no informaron si el jefe de la diplomacia estadounidense cancelará su visita por las explosiones.

El pasado 1°de mayo, el Departamento advirtió a los ciudadanos estadounidenses que no viajaran a Arabia Saudita a menos que se tratara de viajes esenciales, y citó informes de sus servicios de espionaje que indicaban que grupos terroristas podían estar en las "fases finales" de un plan de ataques a la comunidad norteamericana en ese país.

Antes del alerta, un estadounidense que trabajaba en una base naval saudita fue tiroteado.

Arabia Saudita es el país de origen de Osama ben Laden, líder de la red terrorista Al-Qaeda, y el hogar de 15 de los 19 secuestradores aéreos en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

En 1996, un atentado contra las fuerzas multinacionales de mantenimiento de paz en las torres sauditas de Khobar, en Dahran, dejó 19 estadounidenses muertos.

La semana pasada, el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, anunció que la mayoría de los 5000 soldados que aún permanece en territorio saudita abandonará el país antes de que termine el verano boreal. La presencia de esas tropas en el reino -sede de los lugares santos del islam, La Meca y Medina- fue motivo de airadas protestas por parte de la población saudita, que alimenta un creciente sentimiento antinorteamericano.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.