Cuba acusó a EE.UU. de lanzar una escalada para invadir la isla

Dijo que responderá a "esta provocación"
(0)
15 de mayo de 2003  

LA HABANA.- Aumentando las crecientes tensiones entre Cuba y Estados Unidos, La Habana rechazó la expulsión de 14 de sus diplomáticos de territorio norteamericano, una medida que calificó de "nueva escalada agresiva", y aseguró que se tomará el tiempo necesario para responder "esta nueva provocación" de Washington, que para el gobierno de Fidel Castro busca abrir paso a una eventual acción militar contra la isla.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores rechaza esta nueva escalada agresiva del gobierno de Estados Unidos contra nuestro país y nuestras representaciones diplomáticas en Washington y Nueva York", indicó un comunicado de la cancillería local publicado ayer. Agregó que "Cuba se tomará el tiempo necesario para responder a esta nueva provocación" de la Casa Blanca.

El titular de la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, Dagoberto Rodríguez, dijo que las autoridades norteamericanas "mienten como Pinochos profesionales" y las desafió a presentar "una sola prueba" de las presuntas actividades ilegales de los diplomáticos expulsados.

A pesar de que la posibilidad de una acción militar estadounidense contra Cuba es ampliamente descartada por autoridades, legisladores y analistas en Washington, Rodríguez insistió en que ese fin es "el sueño dorado" del movimiento anticastrista cubano de Miami y de los sectores de derecha en el gobierno estadounidense.

Para Rodríguez, con las expulsiones, el gobierno de George W. Bush "ha dado un paso más en esta dirección".

Anteayer, siete diplomáticos cubanos de la misión cubana ante las Naciones Unidas e igual número de funcionarios de la Sección de Intereses de Cuba en Washington recibieron la petición de abandonar Estados Unidos por actividades incompatibles con sus funciones oficiales, que, en lenguaje diplomático, significa espionaje.

"Esta arbitraria decisión es otra prueba de que, como ha sido denunciado reiteradamente por nuestro gobierno, se está ejecutando contra Cuba un plan dirigido a sabotear los Acuerdos Migratorios, crear una crisis y propiciar una confrontación entre los dos países", señala la nota oficial cubana.

Indicó que "la expulsión de los diplomáticos persigue el objetivo de provocar una escalada que culmine con el cierre de las Secciones de Intereses en ambos países, tal y como han reclamado históricamente los grupos terroristas de la mafia anticubana de Miami".

"Irracional acto de venganza"

Cuba y Estados Unidos, sin relaciones diplomáticas desde 1961, establecieron en septiembre de 1977, durante la administración de Jimmy Carter en la Casa Blanca, secciones de intereses en sus respectivas capitales, que representan sus únicos canales de comunicación, además de las funciones consulares. Ambos países suscribieron en septiembre de 1994 y mayo de 1995 convenios migratorios para garantizar una emigración ordenada.

"La expulsión de 14 diplomáticos cubanos es un irracional acto de venganza del gobierno de Estados Unidos contra Cuba" y "una señal de la creciente desesperación de los sectores extremistas que reclaman un endurecimiento del bloqueo y nuevas agresiones contra el pueblo" cubano, añade la declaración.

La declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores, destacada en la tapa del periódico oficial Granma, acusa a la administración estadounidense de pretender "afectar el prestigio de la diplomacia cubana".

Pero también considera que, a la vez, el gobierno de Washington "muestra su frustración por las recientes derrotas sufridas en la Comisión de Derechos Humanos, en Ginebra, y en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, en el que Cuba resultó nuevamente electa por aclamación".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.