Cuba aprobó por unanimidad la reforma de su constitución

El parlamento cubano declaró "irrevocable" al régimen socialista; es el segundo cambio que se realiza en la Carta Magna desde su aprobación, en referendo popular, en febrero de 1976
El parlamento cubano declaró "irrevocable" al régimen socialista; es el segundo cambio que se realiza en la Carta Magna desde su aprobación, en referendo popular, en febrero de 1976
(0)
27 de junio de 2002  • 12:33

LA HABANA.- El Parlamento cubano aprobó anoche un cambio en la Constitución para declarar "irrevocable" al socialismo, en la segunda reforma que se lleva a cabo en la Carta Magna desde su aprobación, en referendo popular, en febrero de 1976.

El legislativo aprobó "por unanimidad" la reforma constitucional, que consagra el carácter socialista del régimen cubano.

El presidente de Cuba, Fidel Castro, en su intervención, criticó con dureza la solicitud de reformas democráticas hechas por el gobernante de Estados Unidos, George W. Bush, en los discursos que éste pronunció el 20 de mayo último en Washington y Miami.

Castro aseguró que era "sumamente difícil que el Parlamento fuera a revocar el sistema socialista. Eso no se concibe en un país que tiene cada vez más cultura, más unidad y más conocimientos".

Cómo surgió la iniciativa

La aprobación de esta reforma constitucional tiene lugar después de que esta iniciativa, propuesta por varias organizaciones sociales, fuera ya fue respaldada la semana pasada con las firmas de 8.188.198 ciudadanos en edad electoral (desde los 16 años).

"Se nos pedía que fuéramos hacia el capitalismo, lo cual era una ofensa hacia nuestro país", subrayó el presidente Castro.

"La respuesta es que pierdan toda esperanza de que Cuba va a renunciar al socialismo, hacer lo que hicieron aquellos países hermanos de los cuales da lástima ahora mencionar los datos sociales", apostilló.

Castro se pronunció por "perfeccionar y mejorar" el socialismo, "y no destruirlo", como ocurrió en los países del este de Europa.

Esta reforma de la Constitución se produce después de que el mes pasado, los principales grupos de la disidencia interna presentasen también al Parlamento 11.020 firmas en apoyo a la convocatoria de un referendum para introducir cambios democratizadores y de apertura económica en la legislación y decretar una amnistía política.

Desde su independencia de España, Cuba tuvo tres constituciones: la primera en 1902, tras instaurarse la República; la segunda en 1940, y la última, primera de carácter socialista, aprobada en un referendo popular el 24 de febrero de 1976.

Cuba, según su Carta Magna de 1976, basaba "sus relaciones con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y demás países socialistas en el internacionalismo socialista, en los objetivos comunes de la construcción de la nueva sociedad, la amistad fraternal, la cooperación y la ayuda mutua".

Sin embargo, en 1992 se eliminaron las referencias a la ya entonces desaparecida Unión Soviética y al campo socialista, y se consignó una proyección integracionista con América latina en lo relacionado con la política exterior de la isla.

En uno de sus capítulos, "reafirma su voluntad de integración y colaboración con los países de América latina y el Caribe, cuya identidad común y necesidad de avanzar juntos en la integración económica y política para lograr su verdadera independencia, nos permitiría alcanzar el lugar que nos corresponde en el mundo".

Otra de las modificaciones significativas realizadas a la Constitución de 1976 fue la relacionada con el carácter laico del Estado cubano y las libertades religiosas.

También resaltó la ampliación de las atribuciones del jefe de Estado cubano, entre las que destaca el desempeño de la jefatura suprema de todas las instituciones armadas y determinara su organización general, a diferencia de lo establecido anteriormente cuando generalizaba esa función a las Fuerzas Armadas.

Le encomendó, igualmente, presidir el Consejo de Defensa Nacional creado luego de la promulgación en 1976 de la constitución, y que le faculta para declarar el estado de emergencia, incorporado en la propia sesión del Parlamento en ese momento.

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.