Cuba podría prohibir llamadas a EE.UU.

Aumentó la tarifa con un nuevo impuesto.
(0)
24 de octubre de 2000  

LA HABANA.- El gobierno cubano decretó ayer un impuesto del 10 por ciento a las llamadas telefónicas entre la isla caribeña y Estados Unidos, en represalia contra una enmienda del Congreso norteamericano que permite usar fondos cubanos congelados por Washington.

El nuevo decreto-ley, firmado por el presidente Fidel Castro y publicado en primera plana del diario oficial Granma, amenaza también con el corte "total de las comunicaciones telefónicas directas o indirectas entre los dos países" si Estados Unidos intenta "impedir, congelar o confiscar los ingresos que se deriven de este impuesto".

El decreto surge en respuesta a una enmienda aprobada la semana última por el Congreso de Estados Unidos, que permite emplear parte de los fondos cubanos que las autoridades norteamericanas mantienen congelados para indemnizar a las familias de tres pilotos que murieron en 1996, cuando sus avionetas fueron derribadas por un Mig cubano frente a La Habana.

Esos fondos, que según Cuba ascienden a unos 160 millones de dólares, proceden del importe del pago pendiente de servicios telefónicos prestados por la antigua compañía estatal cubana entre 1966 y 1994, y de otros pertenecientes al Banco Nacional de Cuba.

"Tal despojo de los fondos cubanos constituye un hecho injustificable, ilegal e inmoral", según el decreto.

En espera de una devolución

Por cada minuto de llamada desde o hacia Estados Unidos "se cobrará el equivalente al 10 por ciento de la tarifa básica por minuto que es aplicada en Cuba a los usuarios para las llamadas hacia Estados Unidos", advirtió el texto. Esa tarifa es de 2,50 dólares el minuto.

El servicio telefónico entre la isla y Estados Unidos lo realizan la Empresa de Telecomunicaciones SA (Etecsa) -una firma mixta cubano-italiana- y varias compañías estadounidenses que se reparten los ingresos.

El impuesto adicional será recaudado por Etecsa y luego entregado al Estado cubano, que lo empleará para comprar medicinas y equipo médico, sostiene la ley.

La medida incluye las llamadas entre la isla y Estados Unidos que se realicen mediante terceros países, los que deberán "incluir el cobro del impuesto establecido en el pago de cada llamada".

Cuba señaló que el nuevo impuesto "estará vigente hasta la devolución total de los fondos cubanos ilegítimamente congelados en Estados Unidos, con los intereses correspondientes".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.