De alumnas modelo en Londres a la lucha jihadista

Conmoción por tres adolescentes que huyeron de sus casas para ir a Siria; críticas a Scotland Yard
(0)
24 de febrero de 2015  

LONDRES.- Como hacen miles de adolescentes cada día, tres chicas británicas les mintieron a sus padres sobre adónde iban a ir cuándo salieron de casa. Pero el plan no era un encuentro furtivo con un novio o juntarse a fumar a escondidas con amigas: tenían como objetivo viajar a Siria para sumarse a las filas de Estado Islámico (EI).

Bajo intensas críticas, ahora Scotland Yard se lanzó a una búsqueda desesperada para evitar que crucen la frontera siria desde Turquía, donde presuntamente están Shamima Begum y Amira Abase, ambas de 15 años, y Kadiza Sultana, de 16.

Las tres adolescentes están sospechadas de querer convertirse en novias de jihadistas. Sus familiares lanzaron emotivos llamados públicos para que regresen y cuestionaron a las autoridades de su país, que no pudieron evitar la huida.

Fueron vistas por última vez en la mañana del martes pasado. Se supo luego que las tres jóvenes británicas, alumnas del instituto Bethnal Green, en el este de Londres, inventaron razones para dejar sus casas y se encontraron en el aeropuerto de Gatwick, desde donde viajaron ese mismo día a Estambul en un vuelo comercial de Turkish Airlines.

Miembros de Scotland Yard, que ya se encuentran en Turquía, dijeron a la BBC que "los oficiales británicos trabajan de manera conjunta con las autoridades turcas".

En tanto, Richard Walton, comandante de la división antiterrorismo, dijo: "Estamos preocupados por el número de chicas y chicos que viajaron o piensan viajar al territorio controlado por EI en Siria".

Las tres adolescentes, que según sus familiares eran "muy estudiosas" y llevaban un vida "aparentemente normal", habrían sido adoctrinadas por la británica Aqsa Mahmood, que abandonó Glasgow en 2013 para casarse con un jihadista de EI en Siria. De hecho, se especula con que las chicas, que hablan inglés y bengalí, estén preparadas para convertirse también en "novias jihadi" si llegan a Siria.

La hermana de Shamima, Renu Begum, sostenía el pijama de su hermana mientras decía a los medios que las tres adolescentes son "jóvenes y vulnerables", y calificaba de "crueles" y "malvados" a quienes las persuadieron de viajar a Siria. "No queremos que ella haga nada estúpido, es una chica inteligente, sólo queremos que regrese a casa", agregó en la misma declaración.

En tanto, el padre de Amira, Abase Hussen, dijo, con un osito de peluche que su hija le regaló a su madre en la mano y lágrimas en los ojos: "Pedimos que Amira regrese a casa. Te extrañamos, no podemos dejar de llorar. Por favor, piensa dos veces antes de hacer algo. No vayas a Siria".

Los padres de las jóvenes acusaron a los servicios secretos y de seguridad británicos de no haber podido evitar el viaje de las chicas. De acuerdo con el abogado de la familia Mahmood, la cuenta de Twitter de Aqsa era monitoreada por la policía, y por lo tanto se sabía que estaba en contacto con las adolescentes.

El año pasado, dos hermanas adolescentes, Zahra y Salam Halane, de 16 años, abandonaron sus hogares en Manchester y viajaron hasta Siria a través de Turquía. Seguían los pasos de su hermano mayor, un reconocido jihadista en la región, y tras su llegada se convirtieron en "novias jihadi". Poco tiempo pasó hasta que se convirtieran, con la misma devoción, en "viudas jihadi". Desde entonces se perdió el rastro de una de las hermanas, pero a principios de este mes Zahra apareció en un video de EI demostrando su destreza con el AK-47 y diferentes granadas de mano,

En diciembre pasado, otra chica londinense de 15 años intentó volar hacia Estambul para después cruzar a Siria y unirse al EI. Había ahorrado el dinero del pasaje en secreto, sin que sus padres supieran, y se había preparado por meses. Pero oficiales antiterrorismo, que se habían enterado de sus planes, lograron detener el avión mientras empezaba a carretear y evitaron la huida.

Precisamente este último caso es el que provocó el enojo de los padres de Shamima, Amira y Kadiza, ya que Scotland Yard no fue capaz de evitar, en esta oportunidad, la huida a pesar de contar con la información necesaria.

Fuentes oficiales calculan que unos 1000 ciudadanos británicos viajaron a Siria e Irak para unirse a las filas de EI. De éstos, la mitad volvió a Gran Bretaña. "Jihadi John", el más famoso de ellos, es el verdugo en muchos de los sanguinarios videos de decapitaciones.

Agencias AP, ANSA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.