Trágico final de la toma de rehenes. De Bagdad a Beslan, los niños ya no son un tabú para el terrorismo