De Eichmann a Ben Laden, una larga historia de cacerías humanas

Cecilia Millones
(0)
7 de septiembre de 2011  

A la intensa cacería para dar con el ex líder libio Muammar Khadafy la antecede una serie de operativos históricos que mantuvieron en vilo al mundo entero en los últimos 50 años. Entre ellos, hubo dictadores, militares y terroristas que permanecieron ocultos en sitios impensados, utilizaron disfraces y dieron a conocer desde la clandestinidad su mensaje de resistencia, mientras se ofrecía por ellos recompensas millonarias.

Con la asistencia y los recursos de inteligencia de la OTAN, los rebeldes libios cuentan con un equipamiento más sofisticado que el que utilizaron las tropas norteamericanas seis años atrás para localizar al derrocado dictador iraquí Saddam Hussein, que permaneció prófugo durante nueve meses, desde la invasión de 2003. Se sospechaba que se movía de un lado a otro, pero en realidad estuvo oculto en el mismo sitio, un lugar poco habitual para un dictador acostumbrado a residir en palacios. Las fuerzas norteamericanas dieron con él en diciembre de 2004, en una granja a 16 kilómetros de Tikrit. Allí, Saddam se escondía en un pozo, armado con dos fusiles AK-47 y una pistola. Una de las abogadas que contribuyeron en su defensa durante el juicio que lo llevó a la horca por crímenes de lesa humanidad fue Aisha, hija de Khadafy. Saddam fue ejecutado en diciembre de 2006 con un ejemplar del Corán en sus manos. La recompensa de Washington llegó a rondar los 25 millones de dólares, la misma suma ofrecida por la captura vivo o muerto del líder de Al-Qaeda, Osama ben Laden.

Por casi una década, Ben Laden permaneció prófugo. Como hace Khadafy ahora, publicaba mensajes mientras se acentuaba su búsqueda. El 2 de mayo pasado, en un operativo en la ciudad paquistaní de Abbottabad, las fuerzas norteamericanas terminaron con la vida del autor confeso del ataque terrorista del 11 de Septiembre, en un operativo que se siguió en tiempo real desde la Casa Blanca.

Antes de centrar toda la atención en Ben Laden, el terrorista más buscado por los norteamericanos fue el matemático Ted Kaczynski, más conocido como "Unabomber", que llamó la atención del FBI en 1978 con su primera carta bomba. Fue buscado durante 17 años, durante los cuales sus atentados en universidades y aeropuertos dejaron un saldo de tres muertos y más de 20 heridos. Su hermano David fue quien lo delató. Hoy, cumple una condena de cadena perpetua en una cárcel de Colorado. Su nombre volvió a ser noticia cuando pasajes de su manifiesto aparecieron en el de Anders Behring Breivik, el autor de la doble masacre que conmocionó a Noruega en julio pasado.

Criminales de guerra

Tras 16 años de búsqueda, el 26 de mayo pasado fue capturado uno de los criminales de guerra más buscados: el ex comandante serbio bosnio Ratko Mladic, alias "el carnicero de Srebrenica", acusado de numerosos crímenes de guerra en Sarajevo y de la masacre de Srebrenica de 1995. La recompensa por él rondaba los 10 millones de euros. Tanto Mladic como el ex líder político serbio bosnio Radovan Karadzic, capturado en 2008 en Belgrado, utilizaban disfraces y alternaban sus escondites.

Entre los más resonantes casos de cacería de criminales nazis, se encuentra el de Adolf Eichmann, ex oficial de las SS y considerado el arquitecto del holocausto judío. Se refugió en Buenos Aires en 1950 con el seudónimo de Ricardo Klement, pero fue localizado y capturado por servicios secretos de Israel en mayo de 1960. Anestesiado, fue trasladado en avión a Israel. Allí fue condenado a muerte y colgado en 1962.

"¡La historia me vengará!", fueron las últimas palabras de Nicolae Ceaucescu antes de morir. Fue presidente de Rumania desde 1974 hasta 1989, cuando fue derrocado. Su cacería duró tan sólo un viaje en helicóptero, cuando intentó huir con su esposa, Elena. Fueron interceptados por la policía y ejecutados luego en Navidad de ese mismo año.

Otro caso de gran repercusión fue el de Idelphonse Nizeyimana, ex jefe de inteligencia ruandés, uno de los más buscados del genocidio en Ruanda en 1994. Estuvo prófugo durante 15 años y finalmente fue detenido en octubre de 2009. Estados Unidos llegó a ofrecer 5 millones de dólares por su captura.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.