El escenario. De líder elogiado a dolor de cabeza para la Casa Blanca