De norte a sur, las imágenes que muestran el descalabro que provoca el virus en Brasil

En esta imagen, tomada el 16 de abril de 2020, enterradores, vestidos con equipos de protección, preparan una tumba en el cementerio Nossa Senhora Aparecida para una mujer que se cree que murió por coronavirus, en Manaos, en el estado brasileño de Amazonas
En esta imagen, tomada el 16 de abril de 2020, enterradores, vestidos con equipos de protección, preparan una tumba en el cementerio Nossa Senhora Aparecida para una mujer que se cree que murió por coronavirus, en Manaos, en el estado brasileño de Amazonas Fuente: AP
(0)
7 de mayo de 2020  • 12:37

RÍO DE JANEIRO.- Desde Manaos, en la Amazonía , hasta las aparentemente interminables ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro , las tumbas recién excavadas llevan semanas ocupándose rápidamente con los cuerpos de los brasileños que sucumbieron a la Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus .

Desde el mes pasado, la pandemia golpea con tanta fuerza algunas ciudades que sus autoridades no estaban preparadas para verse desbordadas por los cadáveres, a pesar de que los gobiernos regionales impusieron medidas para frenar la propagación del virus.

Por su parte, el presidente del país, Jair Bolsonaro , criticó el cierre de los negocios como algo más perjudicial que el propio virus. La primera cuarentena no se decretó oficialmente hasta esta semana, cuando el número de fallecidos ya superaba los 7000 .

Personal médico entrevistan a una persona en el interior de un auto para comprobar si padecen síntomas de coronavirus, en Guarulhos, a las afueras de Sao Paulo
Personal médico entrevistan a una persona en el interior de un auto para comprobar si padecen síntomas de coronavirus, en Guarulhos, a las afueras de Sao Paulo Fuente: AP

A medida que el conteo de víctimas mortales subía, fotógrafos y videoperiodistas de The Associated Press recorrieron el país más grande y poblado de Latinoamérica para capturar la agonía de los brasileños en cementerios, hospitales y en una prisión con un motín, además de en ceremonias religiosas y en el interior de sus casas llorando a sus familiares muertos.

Pasaron días recorriendo los estrechos callejones de las favelas brasileñas , donde más de 11 de los 211 millones de habitantes del país viven hacinados en unas condiciones que los expertos temen que pudieran empeorar por el coronavirus.

En una favela de Río, Leticia Machado, una manicurista de 31 años, y su esposo, que solo tiene empleos ocasionales, llevan sin trabajar desde el inicio de las restricciones en la ciudad. Dependen de la comida que les donan sus vecinos y un centro cultural cercano para alimentar a sus siete hijos.

Leticia Machado, una manicurista y madre de siete hijos que está desempleada por la pandemia del coronavirus, sentada en un banco en su casa en la favela de Turano favela, en Río de Janeiro
Leticia Machado, una manicurista y madre de siete hijos que está desempleada por la pandemia del coronavirus, sentada en un banco en su casa en la favela de Turano favela, en Río de Janeiro Fuente: AP

Los hospitales de la ciudad están casi al máximo de su capacidad y sus trabajadores se quejan de que no tienen suficientes medicamentos básicos para tratar a los pacientes . En el centro público en el que la madre de Taina dos Santos, de 56 años, trabajaba como asistente de enfermería hasta que falleció por el virus a finales del mes pasado, algunos se compraron sus propios equipos de protección .

Mientras los sepultureros, equipados con overoles blancos con capucha, esperaban con sus palas en la mano en un cementerio en una colina, dos Santos se despedía del féretro de su madre.

"Lo dio todo por su trabajo hasta el final", afirmó dos Santos.

La familia observa mientras los enterradores introducen el féretro con los restos mortales de Carmen Valeria, de 76 años y que se cree que murió por coronavirus, en un nicho, en Río de Janeiro
La familia observa mientras los enterradores introducen el féretro con los restos mortales de Carmen Valeria, de 76 años y que se cree que murió por coronavirus, en un nicho, en Río de Janeiro Fuente: AP

En Sao Paulo, un fotógrafo de la AP captó hace un mes una imagen con cientos de tumbas recién excavadas que Bolsonaro calificó de "noticia falsa" y "sensacionalismo" . Cuando regresó esta semana, las sepulturas estaban llenas, como las docenas más abiertas desde entonces.

Bolsonaro, quien se ha referido repetidamente al Covid-19 como "una gripecita" y se niega a usar mascarilla en actos públicos, ha sido criticado por los manifestantes que se asoman a las ventanas de sus departamentos para hacer sonar cacerolas y sartenes. El presidente es el protagonista de un grafiti en una pared de Río en el que aparece con mascarilla con la palabra "cobarde" cubriéndole los ojos.

Un hombre pasa por delante de un mural con la imagen del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, colocándose una mascarilla con la palabra "cobarde" (en portugués) sobre los ojos, en Río de Janeiro
Un hombre pasa por delante de un mural con la imagen del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, colocándose una mascarilla con la palabra "cobarde" (en portugués) sobre los ojos, en Río de Janeiro Fuente: AP

La opinión de Bolsonaro acerca del coronavirus enoja a Valter Azevedo Bonfim, cuya madre murió en el hospital de Río al que la llevó porque presentaba lo que él creía que eran los síntomas del virus.

"Mire cuántos autos fúnebres están saliendo, ¡y este tipo dice que es una gripecita!", dijo en el exterior del centro. "Sale a hablar por televisión, le dice a la gente que salga a la calle. ¿Cómo podemos salir a la calle? ¡Mi madre salió a la calle y la enterré!".

Trabajadores de un cementerio, con trajes de protección contra la propagación del coronavirus, esperan mientras una familia entierra a un ser querido, en el cementerio de Vila Formosa, en Sao Paulo
Trabajadores de un cementerio, con trajes de protección contra la propagación del coronavirus, esperan mientras una familia entierra a un ser querido, en el cementerio de Vila Formosa, en Sao Paulo Fuente: AP

En Manaos, una ciudad de 2,2 millones de habitantes en la vasta región de la Amazonía, la oleada de muertes fue tan extrema que en un cementerio se abrieron zanjas como fosas comunes y en otro los ataúdes se apilaban unos sobre otros. Algunos querían enterrar a sus seres queridos mientras que otros optaron por la cremación.

En un vecindario humilde de clase obrera de la ciudad, Raimundo Costa do Nascimento, de 86 años, murió en su casa rodeado de su familia y fue fotografiado con ocho de ellos mientras yacía muerto en la cama.

Tuvieron que esperar durante 10 horas a que fuesen a recoger el cadáver.

Familiares rodean el cuerpo de Raimundo Costa do Nascimento, de 86 años, que murió en su casa por una neumonía, durante la pandemia del coronavirus, en el vecindario de Sao Jorge, en Manaos, Brasil
Familiares rodean el cuerpo de Raimundo Costa do Nascimento, de 86 años, que murió en su casa por una neumonía, durante la pandemia del coronavirus, en el vecindario de Sao Jorge, en Manaos, Brasil Fuente: AP

La icónica estatua del Cristo Redentor iluminada como si llevase una mascarilla y con la frase "Mascarillas salvan" (en portugués), durante la pandemia del coronavirus, en Río de Janeiro
La icónica estatua del Cristo Redentor iluminada como si llevase una mascarilla y con la frase "Mascarillas salvan" (en portugués), durante la pandemia del coronavirus, en Río de Janeiro Fuente: AP

Agencia AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.