De qué hablarán el papa Francisco y Dilma Rousseff

En la reunión de esta tarde, el Sumo Pontífice no abordará cuestiones políticas y la presidenta brasileña se enfocará en la lucha contra la pobreza, según el diario Folha de S. Paulo
(0)
22 de julio de 2013  • 09:47

Se sabe que no hablarán de política y que se concentrarán en cuestiones sociales, el mayor punto en común entre ellos. Sin embargo, todavía queda una duda sobre la reunión que sostendrán esta tarde el papa Francisco y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff : si debatirán sobre las masivas protestas contra el Gobierno que tuvieron lugar el mes pasado a lo largo de todo el país.

Según el diario Folha de S. Paulo, que cita fuentes gubernamentales y vaticanas, en la reunión privada que tendrá lugar a las 18, Rousseff pedirá al Papa apoyo a los proyectos internacionales de lucha contra la pobreza y la exclusión social, como las iniciativas que Brasil ya lleva adelante en el continente africano. El Papa llega para participar de la Jornada Mundial de la Juventud que comienza mañana en la ciudad de Río de Janeiro.

En el encuentro, la presidenta brasileña va a hacer hincapié en la "coincidencia" que cree que hay entre la importancia de los pobres en la agenda del Papa y la "prioridad histórica" de su gobierno y el de su antecesor y jefe político, Lula da Silba, con sus programas para combatir la pobreza.

No se tocarán, sin embargo, temas religiosos. Een la campaña presidencial de 2010 las relaciones del Partido de los Trabajadores (PT) con la Iglesia Católica se tendaron a partir de un boicot que un grupo de obispos pregonó contra la candidata a suceder a Lula por su "dudosa" posición frente al aborto.

De todas maneras, eso no afecta la buena predisposición de la mandataria ante el jefe máximo de la Iglesia católica. Según colaboradores de Dilma, la presidenta está "impresionada positivamente" con el estilo simple y conectado del nuevo papa con las cuestiones sociales y cree que tendrá un papel importante para estimular un debate mundial sobre el combate contra la pobreza.

Uno de los temas que más expectativa genera entre los brasileños es el de las protestas que desbordaron las calles de Brasil el mes pasado, con reclamos sociales y políticos. En caso de que el Papa saque el tema, la presidenta destacará las iniciativas sobre salud y educación que promovió en respuesta a las manifestaciones, según la publicación de San Pablo.

Finalmente, en medio de las especulaciones por las elecciones generales del año próximo, el vocero vaticano, Federico Lombardi, aclaró en diálogo con Folha que el Papa "no tomará posición política" durante la visita a Brasil.

"El Papa habla siempre que la buena nueva del Evangelio es para todos. No toma partido, habla a conciencia de cada uno en la construcción de la sociedad. Son fuertes mensajes de responsabilidades, con acentos sobre la solidaridad y el respeto a los derechos individuales", dijo.

El Papa, que partió esta mañana desde Italia, llegará al aeropuerto de Galeão de Río de Janeiro a las 16, donde será recibido por la presidenta. Una hora más tarde, habrá una ceremonia de bienvenida en el Palácio Guanabara y finalmente, a las 18, se llevará a cabo el encuentro privado entre ambos líderes.

El pasado 20 de marzo, al día siguiente de su asunción, el Papa recibió a Rousseff en el Vaticano y mantuvieron una conversación por momentos relajada, en la que la mandataria le dijo: "Considero que ustedes tienen mucha suerte, ustedes tienen un gran Papa, Argentina merece felicitaciones, pero nosotros siempre decimos que si el Papa es argentino, Dios es brasileño".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.