De tantos huracanes, ya no quedan nombres