Declara el periodista que arrojó los zapatos a Bush