Fue definido como una medida de "pedagogía ciudadana". Declararon en Bogotá un insólito "toque de queda" masculino