Del optimismo a las críticas: Trudeau, ante una áspera campaña

Enfrenta un año electoral entre crecientes reclamos y un desgaste de su imagen
Enfrenta un año electoral entre crecientes reclamos y un desgaste de su imagen Fuente: Reuters
David Ljunggren
(0)
3 de febrero de 2019  

OTTAWA (Reuters).- A juzgar por las reuniones comunales que se realizaron este mes en distintas partes de Canadá , donde fue criticado ferozmente por temas como la inmigración y el acceso a la vivienda, al primer ministro Justin Trudeau le espera una complicada campaña por la reelección antes de los comicios de octubre.

Trudeau llegó al poder en 2015 en medio de una ola de optimismo, pero ahora las encuestas muestran que su partido liberal de centroizquierda está apenas por encima de sus rivales, y fuentes internas admiten que podrían perder la mayoría en la Cámara de los Comunes, lo que generaría obstáculos para la gobernabilidad.

"Las próximas elecciones son un referéndum sobre el desempeño de Trudeau y el cumplimiento de sus promesas", dice Darrell Bricker, de la encuestadora Ipsos Public Affairs.

En claro contraste con los amables intercambios de años anteriores, en las reuniones comunales los ciudadanos expresaron su bronca y frustración con Trudeau por el manejo irregular en la construcción de oleoductos, el incumplimiento de su promesa de respetar los derechos de los pueblos originarios, ignorar su compromiso de equilibrar el presupuesto público y permitir el ingreso de demasiados migrantes a Canadá.

Según fuentes de su partido, como resultado de esos intercambios, en los que los vecinos pueden dejar sus inquietudes por escrito, ya están pensando en modificar algunas de sus políticas. La insatisfacción de la opinión pública por el ingreso de inmigrantes ilegales que cruzan la frontera desde Estados Unidos es tan fuerte que el partido también evalúa comprometerse a establecer controles más estrictos, por más que el gobierno de Ottawa considere que la situación está bajo control.

Las quejas generalizadas por la falta de acceso a la vivienda probablemente también obliguen al gobierno a comprometerse con aumentar el gasto público en esa área, según la misma fuente partidaria.

El veredicto de los votantes está dividido, a juzgar por lo que vivió Trudeau en su recorrido por el país, una práctica que -según él- lo ayuda a salir de "la burbuja de Ottawa".

En un salón comunal de la provincia de Saskatchewan (oeste), una región donde los liberales tienen problemas para hacer pie, una mujer acusó al premier de "trabajar con sus socios globalistas" para traicionar a Canadá. "Dígame, ¿qué hacemos en Canadá con los traidores? Solíamos colgarlos por traición", le dijo la mujer a un pasmado Trudeau, tras preguntarle sobre la ley musulmana de la sharia y sobre las importaciones de petróleo de Arabia Saudita.

En la localidad de Saint-Hyacinthe, un hombre que vestía un chaleco amarillo insultó a Trudeau a viva voz y lo acusó de vender al país. Los liberales dicen que esos intercambios directos demuestran que el premier no les tiene miedo a los cuestionamientos.

Sin embargo, también admiten que demuestran que el electorado tiene preocupaciones más urgentes que la igualdad de género, el cambio climático y los derechos de los pueblos originarios, temas que Trudeau impulsa con fuerza. Si bien él emergió como uno de los principales líderes progresistas del mundo, los canadienses se preocupan más por los impuestos y sus empleos, señala Bricker, de la encuestadora Ipsos.

El ministro de Infraestructura, Francois-Philippe Champagne, admitió que "la gente está muy nerviosa". Las fuentes internas señalan que, a pesar de los insultos, Trudeau tiene pensado ceñirse a su política de evitar los enfrentamientos públicos.

Los liberales tienen una ajustada mayoría de 11 legisladores en la Cámara de los Comunes (338 escaños), y los sondeos muestran que están pocos puntos por encima del Partido Conservador, liderado por Andrew Scheer.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.