Demoledor testimonio contra Trump: "Seguimos las órdenes del presidente", dijo un testigo clave.

El momento en el que Sondland presta juramento
El momento en el que Sondland presta juramento Fuente: AP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
20 de noviembre de 2019  • 13:00

WASHINGTON.- Un testigo clave del Ucraniagate, el embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, llevó el escándalo hasta el Salón Oval de la Casa Blanca al testificar bajo juramento ante el Congreso que actúo "bajo la dirección expresa del presidente", y que "todos estaban al tanto" sobre las presiones a Ucrania para poner en marcha investigaciones con fines políticos que apuntaban a beneficiar la reelección del presidente, Donald Trump.

"Seguimos las órdenes del presidente", afirmó Sondland.

El demoledor testimonio dejó en la puerta de un juicio político a Trump, quien volvió a proclamar su inocencia. Sondland implicó aún más al magnate en el escándalo, pero además testificó que, a su juicio, un paquete de asistencia militar crítica para Ucrania de casi US$ 400 millones fue utilizado como "moneda de cambio" -quid pro quo, en la jerga de la investigación- para conseguir los objetivos de Trump, apuntalando de esa forma la acusación de los demócratas que los llevó a abrir una investigación para llevar al presidente a un juicio político.

Sondland dijo que el secretario de Energía, Rick Perry; el enviado de Trump para Ucrania, Kurt Volker, y él tuvieron que trabajar con el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, por órdenes expresas de Trump, a pesar de que no querían hacerlo.

Giuliani, un hombre de extrema confianza de Trump, se metió en la relación bilateral con Ucrania para cumplir un deseo de Trump: que el gobierno de Volodimir Zelensky pusiera en marcha dos investigaciones con claros fines políticos, una para deslegitimar el escándalo Rusiagate, la injerencia del Kremlin en la elección de 2016, a la que Trump siempre vio como un desafío a la legitimidad de su presidencia, y otra contra Joe Biden, uno de sus potenciales rivales políticos en la elección presidencial del año próximo.

"El secretario [de Energía, Rick] Perry, el embajador [Kurt] Volker y yo trabajamos con el señor Rudy Giuliani en asuntos de Ucrania bajo la dirección expresa del presidente de los Estados Unidos. No queríamos trabajar con el señor Giuliani. En pocas palabras, estábamos jugando la mano que nos repartieron", testificó Sondland, ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

"Todos entendimos que si nos negábamos a trabajar con Giuliani, perderíamos una oportunidad importante para cimentar relaciones entre Estados Unidos y Ucrania. Seguimos las órdenes del presidente", agregó Sondland.

Testigo clave

Sondland era el testigo más esperado en la maratón de funcionarios que desfilaron esta semana por las audiencias públicas en el Congreso de la investigación que abrieron los demócratas para iniciar un juicio político contra Trump. Fue un testimonio demoledor, que tumbó varios de los pilares de la defensa que Trump, la Casa Blanca y los republicanos habían montado desde que estalló el escándalo.

Sondland dijo que las investigaciones, exigidas por Giuliani, eran una "moneda de cambio" para darle luz verde a una visita de Zelensky a la Casa Blanca, y testificó que "presumió" que el bloqueo al paquete de asistencia militar también ocurrió por el mismo motivo. Además de decir que actúo "bajo la dirección expresa del presidente", Sondland mencionó a varios funcionarios de alto rango del gobierno de Trump, incluidos el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el jefe de Gabinete, Mick Mulvaney, y afirmó que todos estaban al tanto de las presiones a Ucrania para favorecer a Trump.

"Todos estaban al tanto. No era un secreto", afirmó.

Y Sondland testificó que, a su juicio, el gobierno de Trump utilizó un paquete de asistencia militar por casi US$ 400 millones y una visita a la Casa Blanca de Zelensky fueron utilizados como una "moneda de cambio", o quid pro quo, en la jerga de la investigación, para conseguir que Zelensky pusiera en marcha las investigaciones que Trump quería.

Los demócratas acusan de Trump de utilizar la política exterior en beneficio propio, y de utilizar la asistencia militar como un "soborno". Ese paquete de asistencia había sido aprobado por unanimidad en el Congreso, al ser un componente crítico para la defensa de Ucrania contra Rusia.

El presidente del Comité de Inteligencia, el demócrata Adam Schiff, quien lidera la ofensiva de la oposición contra Trump, dijo que el testimonio de Sondland era una de las evidencias "más significativas" de la investigación, y que había fortalecido su acusación.

"Va directo al meollo del tema del soborno, así como a otros posibles crímenes y delitos menores", dijo Schiff a los periodistas, durante un receso en el testimonio.

Defensa oficial

Pero Sondland también describió una llamada con Trump que le dio una línea de defensa al oficialismo. El 9 de septiembre, cuando el escándalo Ucraniagate estaba tan avanzado que los demócratas abrieron su investigación, Trump habló con Sondland y le dijo que no quería nada de Zelensky. Dos días después, liberó el paquete de asistencia militar.

En su testimonio, Sondland citó esa negación de Trump, y el magnate, luego, citó a Sondland para defenderse y proclamar su inocencia.

"No quiero nada. No quiero nada. No quiero quid pro quo. Decíle al presidente Zelensky que haga lo correcto", dijo Trump, leyendo la cita de un cuaderno, en los jardines de la Casa Blanca. Luego, tuiteó la misma cita. "¡La cacería de brujas del impeachment terminó!", dijo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.