En Bolivia. Demoledoras críticas del Papa al sistema económico mundial